Agencias: La Importancia De Una Buena Promotora

Las agencias dependen de sus clientes, de los proyectos que venden y de todas las sugerencias que hacen para cobrar por un servicio. Es un negocio, y así es como funcionan todas las empresas.

Cuando vendemos un servicio, siempre utilizamos terminología como "expertos en marketing operativo", "punto de venta", "auditorías", "comprador misterioso", "activación del punto de venta", etc. en nuestras presentaciones al cliente.


El argumento es que, en la mayoría de las circunstancias, infravaloramos la importancia de tener buenos promotores, los mejores que podamos encontrar, porque no reconocemos lo mucho que influyen en el éxito de una empresa y en su capacidad para generar fidelidad de los clientes y vender más servicios.

Desde mi punto de vista, creo que un promotor competente puede aportar un beneficio que la agencia no había previsto pero que valora. A menudo tenemos bajas expectativas debido a malas experiencias anteriores, limitándonos a que vaya a trabajar, no cause dificultades y venda cantidades aceptables.

Un excelente promotor, en cambio, es aquel que es capaz de controlar un envío de material, hablar con la agencia de transporte si es necesario para localizar su material, hacer un seguimiento y, en caso de incidencia, ser lo suficientemente proactivo para resolverla sin necesidad de que la agencia intervenga.

Importancia de una agencia de promoción en una punto de venta

Es importante recurrir a los servicios de una agencia de promoción, ya que su presencia garantiza que se muestren todas las características y ventajas de su producto, dándole una clara ventaja sobre la competencia. 

La contratación de empresas de promotoría puede aumentar sus ventas en más de un 900%. Como puede deducirse del sonido. Tenemos la información. Siempre es una buena idea contratar promotores y promotoras de ventas.

Más del 75% de las elecciones de compra se realizan en el momento de la compra, por lo que contar con un promotor o una demostradora en la tienda puede marcar la diferencia entre una campaña exitosa y otra que le perjudique. Una campaña con promotores podría ser más rentable que la publicidad tradicional en los medios de comunicación en algunos casos, porque una recomendación oportuna puede influir en la elección de compra del consumidor.